Budín Inglés con Dátiles y Pecans

8.6.13


Cómo le decimos a la manteca que se derrite, se deja hervir con burbujas furiosas, chisporroteando, y que finalmente se pone de color ámbar oscuro, con ese olor a avellana tostada? Manteca avellana? Morena?
Yo voy a llamarla manteca avellana de ahora en más, aunque no entiendo porqué no es un término bien conocido en pastelería acá, porque es tan alucinante cuando se usa en muchísimas recetas, desde tortas, budines, panqueques, muffins, frangipane, tartas, hasta helados.



Tengo miedo que los que no están acostumbrados a palabras pasteleriles, piensen que es manteca con avellanas. En fin, teniendo en cuenta que escribo pasteleriles como si fuera una palabra real, puedo decir manteca avellana de ahora en más como si nada, no?

Este budín es como el budín inglés de los que se consiguieron siempre acá. Un poco más firme y con un estilo galletita manón de gusto y color, que los que están de moda ahora, todos tiernos y muy cítricos por lo general.
Me gustan los dos, pero hay algunos ingredientes que pegan con el estilo anticuado de hornear. Los dátiles es uno de ellos, más todavía si el budín es con azúcar rubia y tiene pecans tostadas también.


La manteca hay que hacerla media hora antes para poder usarla. Después el budín es clásico y perfecto para el té de invierno. Pero la manteca avellana (brown butter) le da otra capa de sabor muy, muy interesante. A veces pienso que tendría que hacer una cantidad grande y guardarla para ir usándola en todo lo que pueda. Porque si me dejan, en lugar de manteca común usaría la morena a reventar.
Los fines de semana fríos pero con sol son los mejores y hay que disfrutarlos. Encontrarse con amigos o juntarse con los hijos a tomar un té y comer algo rico.  Como este budín.



BUDIN INGLES CON DATILES Y PECANS
adaptado de esta receta de Vintage Kitchen

Rinde 8 porciones

Ingredientes

75g de manteca avellana o morena (brown butter)
150g (¾ taza compacta) azúcar rubio
2 huevos
185ml (¾ taza) leche entera
1 cucharada melaza (opcional)
250g (1 ¾ tazas) harina 0000
3 cucharaditas polvo de hornear
½ cucharadita sal fina
¼ cucharadita jengibre molido
¼ cucharadita canela molida
Pizca nuez moscada fresca rallada
90g nueces de pecan, tostadas y picadas gruesas
150g (8 grandes) dátiles, de Medjool, sin carozo y en pedacitos
1 cucharadita extracto de vainilla

Modo de preparación

Manteca avellana o morena:
Derretir la manteca en una cacerola mediana sobre fuego medio. Cuando empieza a derretirse, revolver apenas y dejarla que empiece a burbujear y chisporrotear. Después de unos minutos, el sonido va a desaparecer. Acá en cuando empieza a dorarse rápido. Cuidado que no se queme el fondo donde están los sólidos de la manteca.
Cuando empieza a tomar olor a avellanas y un color ocre claro, sacarla del fuego, pasarla a un recipiente de freezer y congelar por unos 30 minutos, hasta que esté bastante sólida pero no dura del todo. Se puede poner en la heladera para enfriar, pero va a tardar más o menos el doble de tiempo.

Prender el horno en 180C. Enmantecar y enharinar o forrar con papel manteca o aluminio un molde de budín de 10x20 cm. Si lo forran, que el papel sobresalga de los dos lados largos del molde para que sea más fácil desmoldarlo.
En un bowl grande, poner la manteca avellana y batir con batidora eléctrica hasta que esté un poco cremosa, Ir agregando el azúcar de a poco mientras se bate a velocidad alta.
Agregar los huevos de a uno, batiendo bien después de cada uno.  Agregar la cucharada de melaza si se usa.
Tamizar la harina con el polvo de hornear, sal y las especias.
Agregar en 3 partes a la mezcla de manteca, alternando con la leche y vainilla en 2 partes. Batir a velocidad mínima sólo para integrar. No batir de más.
Con una espátula agregar los dátiles y nueces de pecan, mezclar bien y poner en el molde, emparejando la superficie.
Hornear por 45 minutos a 1 hora. Está listo cuando un probador (yo uso los palitos de brochette) sale seco. Si quieren pueden tapar con un papel aluminio el budín los últimos 15 minutos de cocción para que no se dore demasiado la cubierta.

Dejar enfriar sobre rejilla, desmoldar y espolvorear con azúcar impalpable.




6 comentarios:

  1. Se ve preciosa, tiene que estar riquísima. ¡Ésta tengo que probarla yo! ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué rico Pau, te digo que yo no conocía la manteca avellana, sí se que el olor de la manteca cuando se cocina se asemeja al sabor de la avellana o nuez, pero desconocía el procedimiento, si podés la próxima subí una foto para ver cómo queda. Yo la que hago es la manteca clarificada o ghee, pero veo que es distinta, y se usa para otras cosas, no?
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta manteca es lo opuesto al ghee te diria. Y rica como pocas cosas en una torta! La hice a la noche y no me gusta como salen las fotos, pero apenas pueda las subo Agus!

      Eliminar
  3. No he probado a hacer esta manteca, Paula. Me ha llamado mucho la atención. El budín me parece riquísimo. Lo probaré.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. no soy muy fan de los dátiles pero mirá que me has tentado eh? jeejjee1 besos pau!

    ResponderEliminar
  5. Con la manteca avellana se hace la famosa trucha a la manteca negra.

    ResponderEliminar

Me encanta que me dejen comentarios! Gracias!
Para recibir las respuestas a sus comentarios, cliqueen en donde dice `suscripcion por correo electrónico´ abajo.

Proudly designed by Mlekoshi playground
09 10